miércoles, 10 de enero de 2018

Radio Online (Datos Básicos)

La presencia de Internet representa un cambio significativo en el modo de transmisión de la radio y ha propiciado, incluso, el nacimiento de estaciones que emiten exclusivamente a través de la red.

No obstante, la presencia del medio radiofónico en Internet es bastante desigual. Así por ejemplo, algunas emisoras que tienen página web  se limitan a colocar en ella datos sobre la estación y la programación, informar al usuario acerca de la localidad desde donde emiten, la agenda cultural y actividades diversas.

Otras  dedican más recursos a su website y además de posibilitar la escucha en directo de sus programas, ofrecen otros servicios adicionales, como la denominada “radio a la carta” mediante la cual el oyente puede escoger los contenidos que quiere escuchar, el orden que desea y a la hora que más le apetezca. Además, algunas emisoras incorporan los chats, así como materiales informativos complementarios acompañados de imágenes fijas y/o en movimiento.


El caso de Louis

Atrapado en el tiempo por culpa de un raro trastorno psicológico.


A todos nos ha pasado en algún momento de nuestra vida: tener la sensación de que ya hemos visto, oído o hecho algo que está pasando. Exactamente de la misma manera, y en el mismo lugar. Todo calcado, como si el pasado y el presente se hubiesen desdoblado en dos réplicas exactas. Se trata de un fenómeno conocido como Déjà Vu y es muy normal que ocurra, porque forma parte del funcionamiento normal de nuestro cerebro. Sin embargo, en algunos casos muy raros, el Déjà Vu podría dar forma a un desorden mental poco conocido.

Esto es lo que le ocurrió a un oficial del ejército francés a finales del siglo XIX: creía que estaba viviendo en una serie de réplicas del pasado, como si todo el mundo se empeñase en recrear situaciones ya vividas.

El caso de Déjà Vu patológico de Louis: atrapado en el tiempo
Este caso fue documentado en 1896 por un psiquiatra llamado Francois-Léon Arnaud, y ha sido traducido y publicado recientemente en la revista científica Cortex por un equipo encabezado por la psicóloga Julie Bertrand. Se trata, además, de uno de los primeros artículos científicos en los que se utiliza el término Déjà Vu para referirse a este tipo de fenómenos.

Un impactante caso que nos muestra la peor cara del ser humano.

Pocos casos de necrofilia son tan famosos como el de Carl Tanzler. La historia real de un hombre que, de manera sorprendente, llevó su obsesión por una mujer más allá de la muerte.

Carl Tanzler (más tarde conocido como Carl von Cosel) fue capaz de exhumar el cadáver de la que consideraba la mujer de su vida, para continuar teniendo relaciones sexuales con ella.

¿Qué es la necrofilia?
La necrofilia o necrosexualidad es un tipo de parafilia que se caracteriza por un alto nivel de excitación a través de la contemplación, el contacto, la mutilación o la evocación mental de un cadáver.

Tener relaciones sexuales con cadáveres no solamente está considerado como algo socialmente inaceptable, sino que está penado con cárcel, pues se entiende que la persona muerta no hubiese consentido ese acto estando viva.

Carl Tanzler: un caso famoso de necrofilia
Estados Unidos se consideraba la tierra de las oportunidades. Durante décadas, muchos inmigrantes se afincaban en los Estados Unidos de América en busca de un futuro mejor. Esto es lo que hizo Carl Tanzler, un radiólogo de nacionalidad alemana.

Tanzler emigró a Zephyrillis, una ciudad del condado de Pasco en Florida. Llegó con su mujer y dos hijas, pero poco más tarde dejó a su familia para mudarse a la Isla de Key West, cerca de Miami. Allí alquiló un aparato de rayos-x en el Hospital de la Marina Estadounidense, y cambió su nombre a Carl von Cosel.

Un día de 1930, la vida de Tanzler cambió para siempre.Tenía cincuenta y pocos años en aquel entonces y tuvo un romance con su paciente Maria Elena Milagro de Hoyos. Ésta padecía tuberculosis y su madre la llevó al hospital en busca de tratamiento para su patología.

Tanzler tuvo visiones durante su infancia de la mujer de su vida
De niño en Alemania, Tanzler reportó que tenía visiones de una chica exótica, la supuesta mujer de su vida. Cuando conoció a María Elena, pensó que era la mujer de sus visiones. Es decir, que esta mujer cubana de 21 años era su verdadero amor.

Gracias a su flechazo y a pesar de que Tanzler no contaba con suficiente formación para tratar esta patología, y además de las pocas posibilidades de curación de la paciente, él mismo realizó el tratamiento de Elena desde la casa de sus padres.

Pero María Elena Milagro de Hoyos empeoró debido a su enfermedad, y 25 de Octubre de 1931 falleció. Entonces, el bueno de Tanzler pagó el funeral y construyó un mausoleo para María Elena en el cementerio de la Isla de Key West, todo esto con el consentimiento de su familia. Visitó su tumba cada noche durante un año y medio después de su muerte.

Su obsesión por María Elena y la exhumación del cadáver.
Maria Elena